(Arte: Le Suicidé – Édouard Manet)

En mi corta experiencia (hay que decirlo) desempeñándome como psicólogo en el ámbito clínico, he logrado reconocer un cuadro que no está consignado en la suicidología, ni en el campo de la salud mental, al cual llamo «suicidio a largo plazo».

Este cuadro se caracteriza por personas que presentan algún tipo de síntomatología depresiva y/o ansiosa, que por lo general, han sufrido en su infancia maltrato, abuso o condiciones socioeconomicas muy bajas. Probablemente con familias disfuncionales que influyen en la personalidad de quienes presentan este cuadro.

Le Suicidé - Édouard Manet
Le Suicidé – Édouard Manet

Se entiende por suicidio a largo plazo al cuadro que se caracteriza por la realización de conductas de desprotección de la salud física y mental. Esto se evidencia principalmente en personas con alguna enfermedad crónica o de cuidados especiales, que se niegan a recibir los cuidados y/o tratamientos necesarios. En esta misma linea, la persona hace caso omiso a las recomendaciones del personal de la salud para su cuidado personal, a pesar de que saben que de estos cuidados, depende su vida o la calidad de la misma.

«Básicamente, nos encontramos con personas que desean morir, pero no lo dicen abiertamente»

En definitiva, vemos a personas que no tienen un cuidado con su salud, los cuales en algún momento dejan a la deriva, teniendo en consideración que su vida corre peligro. Básicamente, nos encontramos con personas que desean morir, pero que no lo dicen abiertamente. No vemos ideación, planificación o algún intento suicida inminente, sino más bien es algo a largo plazo o cuando su salud así lo determine.

Este cuadro puede verse en personas que padecen o han tenido algún tipo de depresión pero que no ha sido tratada por algún profesional de la salud mental. Pueden verse síntomas como los sentimientos de vacío e inutilidad, autoestima baja, poco o nulo sentido de vida o derechamente, en casos muy particulares una desconexión con el sentido de realidad; donde vemos personas que pareciera no viven en este mundo, que su «alma» o su esencia como ser humano hizo esta desconexión con su cuerpo.

Las causas a las que atribuyo este cuadro son, probablemente, traumas infantiles o decepciones de vida, fracasos, duelos patológicos o el mismo hecho de tener conocimiento de padecer una enfermedad crónica.

Si analizamos a las personas y la justificación del descontento de la vida o del por que no siguen instrucciones para los cuidados de su salud, posiblemente nos encontremos con frases como «de algo hay que morir», «ya he vivido lo suficiente», «puedo morir en paz», «que más puedo hacer, no quiero vivir mi vida privándome, si finalmente moriré de todos modos».

¿Por qué prefieren esta forma de «suicidio» y no lo realizan directamente?

Para esto podemos encontrar varias razones y me he encontrado con muchas justificaciones. En personas religiosas, podemos ver un miedo a las «represalias divinas» posiblemente por temor a ir al infierno si se suicidan, por otra parte, vemos a personas que viven su vida a destajo, por ejemplo en la alimentación, donde personas con diabetes continúan consumiendo azúcar a pesar de las restricciones médicas «me gusta comer y no pienso dejar de hacerlo, si debo morir por eso, lo hago con gusto», o persona con riesgo de cáncer pulmonar que fuman cigarrillo de manera continua y en grandes cantidades diarias «el cigarrillo me relaja, me ha acompañado mucho tiempo, me iré con él a la tumba».

También nos podemos encontrar con personas temerarias y que realizan actividades, ya sean de entretención o deporte que son arriesgadas para su vida como la escalada o el llamado «fee solo» (para quienes no lo conozcan los invito a buscar información al respecto) que es escalar pendientes sin protección alguna «la adrenalina es mi pasión y la escalada es parte de mi vida, y posiblemente será parte de mi muerte», misma justificación que utilizan las personas que realizan Parkour (deporte basado en trazar lineas imaginarias en la ciudad y recorrerlas a pesar de los obstaculos que se presenten). Así mismo, personas que realizan carreras de autos clandestinas, o en un ámbito delictual, sujetos que se ven envueltos en armas ilegales, pandillas o riñas, teniendo en cuenta que su vida corre peligro.

¿Qué podemos hacer si padecemos esto, o conocemos a alguien con estas características?

Es difícil problematizarles a ellos la situación en la que se encuentran y la gravedad que conlleva el no cuidarse, recordemos que son personas que le tienen poco o nulo valor a su vida, por lo que tomar riesgos no es un problema para ellos aunque lo sea para nosotros. Ante esto podemos de igual forma intentar hacer un esfuerzo e ir en su ayuda.

  • Mostrarles el lado bueno de la vida, cosas que para ellos sean importantes y significativas por las cuales valga la pena vivir
  • Realizar propuestas de proyectos, especialmente si son en familia o actividades recreacionales (vacaciones o juntas familiares)
  • Las personas significativas en su vida cumplen un rol fundamental, por lo que mostrarles las consecuencias de su muerte en esas personas significativas podría ayudar a que la persona problematice esta situación «si no lo haces por ti, pues hazlo por el/ella»
  • Incentivarlos a vivir una vida saludable, tanto física como mentalmente, mostrándoles que ser saludables no necesariamente tiene que ser aburrido o desagradable
  • Acompañar emocionalmente y validando sus emociones, entendiendo que probablemente tengan un dolor emocional interno del cual no hablan con nadie, por lo que la ayuda de alguien que los acompañe, puede disminuir su dolor
  • Si los síntomas persisten o vemos que la persona realiza de manera más directa conductas suicidas de planificación del hecho o ha tenido algún intento, es necesario llevarlo donde un médico o psiquiatra que pueda intervenir
  • Buscar ayuda con un profesional de la psicología para realizar un diagnostico y tratamiento certero

¿Te han gustado las ilustraciones y el arte de este artículo? Visita inlumine.cl/arte para saber más.

Fotografía del psicólogo Pablo Solis, esta sonriendo, cabello negro, moreno, fondo blanco. Viste una camisa blanca, cabello corto y barba recortada

Pablo I. Solis

Psicólogo Clínico

Psicólogo con más de cuatro años de experiencia clínica, abordaje terapéutico racional emotivo conductual. Sus estudios están enfocados principalmente en la depresión y en la conducta suicida. Experiencia como expositor en seminarios relacionados a la salud mental.

2 comentarios en “⌛️ Suicidio a largo plazo, un enemigo silencioso”

  1. Holaaa!!! Cómo estás? Quería inscribirme para la charla del 24 de julio a las 16:00 hrs, te sigo en Instagram y me interesó

Los comentarios están cerrados.

Ir al contenido