¿Qué es ser “saludable” en la sociedad chilena? Mi visión como psicóloga y persona

En la actualidad tenemos la creencia de que tener una vida o hábitos saludables consiste solamente en mantenernos activos físicamente y tener una alimentación enfocada en verduras, proteínas y frutas. Sin embargo, el “ser saludable” va mucho más allá. 

La Real Academia Española (RAE) define saludable como “buena salud, de aspecto sano” sin embargo esto no solo está asociado al aspecto físico, sino que también incluye lo emocional, psicológico y social.

Pero realmente ¿adoptamos hábitos que mejoren nuestra salud en general? O ¿solo nos enfocamos en el ámbito físico?

Salud: ¿Mental o física?

Cuando hablamos de “salud” nos referimos al “estado de completo bienestar físico, mental y social” por ende hacer deporte de manera frecuente y aliméntanos de manera saludable contribuye a sentirnos mejor, pero no lo es todo. 

Smile – Banksy (Reino Unido, 2013)

Tener “salud” significa poder adoptar hábitos que sean mantenibles en el tiempo y que puedan optimizar las áreas físicas, psicológicas y sociales. Sin embargo, la noción de “ser saludable” que tenemos hoy en día se limita específicamente al área física pudiendo incluso causar insatisfacción en el área psicológica y social.

Ser saludable v/s caer en extremos

Si miras a tu alrededor puedes darte cuenta que la mayor parte de la sociedad tiene la creencia que “ser saludable o tener un estilo de vida saludable” significa hacer ejercicio todos los días y tener una dieta alta en proteína y verduras, pero baja en carbohidratos e incluso con la ausencia de estos. La mayor parte de las personas considera que teniendo los dos puntos mencionados anteriormente gozaran de buena salud sin embargo esto no es así, ya que detrás de esto existe una vida de restricción, ansiedad e inseguridad.

Obra del pintor religioso Murillo, en la que se observa a dos niños Sevillanos descansando, comiendo uvas y melón, en sus ratos libres del trabajo.
Niños comiendo uvas y melón – Bartolomé Esteban Murillo (1650)

Lamentablemente este tipo de concepción la mayor parte de las veces nos hace caer en extremos como: no darnos la posibilidad de comer algo dulce cuando lo deseamos, hacer deporte de lunes a domingo de manera excesiva, tener una dieta basada mayoritariamente en verduras, etc. 

Esto trae como consecuencia:

  • Alimentación: Tener la falsa creencias de que existen alimentos “malos” como dulces, chocolates, papas fritas, hamburguesas, etc., y alimentos “buenos” como verduras, vegetales, carnes y frutas. Esto conlleva a caer en “extremos” como:

Ejemplo 1” restricción”: Una persona que basa su alimentación en verduras, proteínas y frutas dejando de lado en consumo de cosas dulces o saladas ya que son considerados como “malos”.

¿Qué sucede frente a esto?: Cuando se tiene la posibilidad de consumir alimentos considerados “malos” se siente culpa, aunque no se consuma de manera excesiva pudiendo generar incluso a nivel físico malestar gastrointestinal. 

Es importante tener en consideración que el privarnos de los “alimentos malos” también limita nuestro círculo social y salud mental, ya que la cultura chilena relaciona el “compartir” con la comida.

Es por ello que más que comer saludable es comer “equilibradamente”.

Ejemplo 2 “exceso”: En la actualidad se recomienda hacer deporte tres veces a la semana por lo menos 45 min en cada sesión de entrenamiento. Esto no quiere decir que no puedas realizar deporte de lunes a viernes, sábado e incluso domingo. Pero este debe ser de manera controlada y de acuerdo a tu condición corporal ya que el hacer ejercicio lleva a desgaste físico que puede desencadenar en lesiones, etc., que a largo plazo pueden causar problemas psicológicos por la creencia de ¿Si no hago deporte voy a engordar?

Ser saludable, más que dieta y ejercicio

Sabemos que ambas variables mencionadas son de gran importancia para ser saludable, sin embargo, hay que tener en consideración las otras áreas como:

  • Sueño: La literatura dice que debemos dormir en promedio 7 horas, sin embargo, esto va a depender en gran medida de cada persona y de su rutina, por ende, más que dormir 7 horas es importante también priorizar la calidad del sueño.
  • Consumo de alcohol: Como chilenos asociamos el consumo de alcohol a “pásalo bien y disfrutar” por ende existe una presión social a consumirlo lo que se vuelve problemático si se hace de manera excesiva y frecuente.
  • Consumo de drogas: Existen múltiples tipos de drogas por ende también muchos efectos. Sin embargo, a pesar de que su consumo puede ser satisfactorio y causar bienestar momentáneamente también puede generar un efecto totalmente contradictorio (ansiedad) posterior al consumo. Es por ello que se recomienda evitar el consumo de drogas.
  • Importancia de la vitamina D: La vitamina D la absorbemos a través del sol por ende se recomienda exponernos a la luz solar al menos 15 min. Esto mejorara nuestro estado de ánimo y nivel de energía.
  • Círculo social: Cuando nos sentimos angustiados tendemos a aislarnos, sin embargo, el hablar con otros nos permite distraernos de nuestras emociones que muchas veces nos causan malestar e incluso nos puede servir para poder expresarlas. Mantén comunicación con amigos, familiares y pareja a través de redes sociales, llamadas y actividades en conjunto.
  • Tiempo para ti:  Vivimos en una sociedad muy acelerada en donde generalmente debemos cumplir con los “debería”. Sin embargo, destinar tiempo para ti te permite conectarte con tus ideas, emociones, pensamientos, etc. 
  • Ir al psicólogo sin necesidad de tener una patología: ir donde un profesional de la salud mental permite potenciar el autoconocimiento y crecimiento personal.
  • Actividades de distracción: Realizar actividades con otros genera emociones agradables y neurotransmisores asociados al bienestar.
  • Expresar emociones: Es necesario conectarnos con nosotros mismos y saber que sentimos. Todas las emociones son válidas y son parte de ser humanos. No te reprimas el llorar pensando que “es de débiles”.
  • Cuidado con el consumo de fármacos no recetados:  Los fármacos deben ser recetados por un profesional ya que cada fármaco tiene efectos secundarios o contraindicaciones que pueden generar malestar.
  • ¡Ojo con permanecer en la cama más de lo habitual!: Es normal querer quedarnos acostados los fines de semanas más allá del horario habitual sin embargo cuando esto se vuelve frecuente y se caracteriza por un estado deprimido, es momento de colocar atención, puede decir que algo está sucediendo.
  • Tomar tus medicamentos: Si te han recetado medicamentos para tratar alguna patología debes tomarlos de acuerdo a las indicaciones del médico en cuanto a dosis y horario. Suspenderlos de manera incorrecta o abrupta puede generar efectos no deseados.

Importancia de los hábitos en la salud mental

En esta obra de John Sargent, dos niñas están en un jardín rodeadas de lirios blancos y colocan unas lámparas de papel que alumbran la escena oscura de la tarde.
Clave, lila, lila, rosa – John Sargent (1885)

Con mi experiencia me he dado cuenta que la mayor parte de las veces antes de desencadenarse una patología de salud mental hay indicadores que pueden ser leves, moderados o severos que se expresan en los hábitos o rutinas que tiene el individuo. Estos generalmente son: sueño (cantidad como calidad), alimentación (apetito o falta de este), disminución de la actividad física, etc.

Por ende, los hábitos pueden ser indicadores que nos pueden anticipar a tiempo de lo que nos puede estar ocurriendo antes de desencadenarse una patología. 

Scroll al inicio