El uso de juguetes sexuales tales como dildos/consoladores, vibradores, etc., se está convirtiendo en una agradable y placentera forma de vivir la sexualidad, tanto en solitario como en pareja (¡o más!).

Muchas son las personas que llegan preguntando sobre cuál elegir o cómo iniciarse en este asunto, por eso he elaborado este listado de 5 datos a tener en cuenta al momento de escoger un juguete sexual. Tal vez, más adelante en función de la recepción de este artículo pueda crear otro en el que exploremos la gran variedad que existe (o quizás un live).

Publicidad antigua de un vibrador de 17 cm de largo y 3,7 de diametro a 120 pesetas. En la imagen se ve un vibrador sencillo y una chica sonriente sosteniéndolo en su cuello como haciéndose un masaje. El texto pone: El vibrador Pepito... ¿tu mujer sufre de furor uterino? ¡tenemos la solución! Ella puede disfrutar de un masaje instantáneo con este nuevo masajeador inalámbrico. Se adapta a su bolsillo o bolso. Al girar la base, comienza a vibrar. Da confort rápido y penetrante. Hace que los músculos tensos y doloridos se sientas como nuevos. Estimula también la circulación. Con cinco minutos basta. El regalo ideal para ella
Publicidad de los años 40 ocultando el verdadero proposito del vibrador

Los Materiales

¡De silicona, jelly, cristal, metal e incluso madera! Según las sensaciones que busques dependerá el material del que deba estar fabricado tu juguete. En este sentido, el mercado ofrece distintas variedades, cada una con sus ventajas y sus contras, por lo que es muy importante que conozcas bien este aspecto.

Silicona

Los juguetes fabricados en silicona son muy suaves al tacto, apenas presentan porosidad por lo que su limpieza es sencilla y no tienen ningún químico que te pueda hacer daño. Se usa en distintos juguetes, especialmente en aquellos que buscan replicar de forma realista un pene. Dentro de las consideraciones a tener en cuenta es que no puedes usar lubricantes hechos a base de silicona ni tampoco puedes mezclarlo con otros juguetes de este material o lo podrías estropear. El lubricante que se recomienda en este caso es a base de agua.

Jelly

¿Te encantan los colores y formas vistosas? ¿Te gustan los frugelés? ¡Entonces esto es lo que buscas! Son ligeramente traslucidos, de colores y muy flexibles (como los frugelé) lo que permite que se adapten a tu cuerpo. Existen en muchas formas, con texturas y protuberancias para experimentar, sin embargo, son más delicados que los de silicona. Presentan mucha porosidad por lo que si no los guardas correctamente pueden acumular polvo, así que, si tenías pensado exhibirlo en tu mesita de noche o en una vitrina cuando no lo uses… tal vez debas buscar otra alternativa.

TPE/TPR

Son muy flexibles -más que el jelly- además de ser elásticos. Esto permite que se adapten a distintas formas por lo que se usan principalmente en juguetes para masturbar el pene -como los Tenga EGG- sin que haya que preocuparse por el tamaño. Eso sí, son algo delicados y si no se tiene cuidado pueden deformarse o romperse con el tiempo. La limpieza, como en la mayoría de los juguetes, debe hacerse con agua tibia y jabón neutro. El lubricante, como viene siendo la tónica, debe ser de base acuosa.

Cristal

En realidad, es un tipo de cristal llamado pírex que se caracteriza por ser muy resistente. Es el material que más ventajas ofrece: Tienen formas, colores y transparencias que pueden resultar muy elegantes, son duros, con una superficie muy lisa y sin poros -lo que facilita su limpieza- requieren muy poco lubricante y puedes experimentar nuevas sensaciones al sumergirlos, previo al juego, en agua tibia o fría. A diferencia de los otros materiales, acá puedes usar todo tipo de lubricante por lo que la experimentación está en tus manos 😀

Metal

Mismas características que el cristal, puedes modificar su temperatura para obtener nuevas sensaciones y usar los lubricantes que quieras sin temer a estropearlo… pero pueden tener una extra… y es que pueden ser vibradores, ¿te animas a probarlo?

PVC

El mismo material con el que fabrican tuberías es también el material más barato para fabricar juguetes sexuales, pero puede generar irritación en pieles sensibles e incluso tener componentes tóxicos llamados ftalatos. Muchas veces los recubren de otro material como silicona. Si vas a comprar uno de estos, que sea en una tienda que te permita sacarlo de la caja. Si sientes un fuerte olor a plástico no lo compres.

Madera

¡Decoración y placer a la orden del día! Aquí dependerá principalmente del fabricante de tu juguete por lo que deberás seguir sus indicaciones.

Las sensaciones

Lo principal es conocer tu cuerpo y tus gustos. Si nunca te has masturbado quizás encontrar tu juguete ideal resulte más complejo de lo que parece. Si quieres más información puedes revisar el artículo “Los secretos de la masturbación”

 ¿Buscas algo suave y flexible, o más bien duro y rígido? ¿Más o menos realista? ¿Penetrante o vibrador? Según tus respuestas variará el tipo de plástico con el que deba estar fabricado y el tipo de juguete. En el caso de los que son exclusivamente vibradores, tienes desde las clásicas “balitas vibradoras” hasta opciones más avanzadas como el Satisfyer, probado y recomendado por nuestro equipo asesor 😉

Si tienes alergia al látex o piel sensible quizás deberías alejarte de los juguetes fabricados de este material así como del PVC, ya que este último pude ocasionar irritaciones. Además, puede que algunas protuberancias o texturas a simple vista evoquen toneladas de placer, pero en la práctica te resulte algo incómodo… Nuevamente, la respuesta es conocer tu cuerpo y tus gustos.

Imagen de milo manara, una chica peliroja, desnuda se masturba con lo que parece ser el universo
Recreación de Danae de Gustav Klimt por Milo Manara

La toxicidad

Si tienes alergia al látex o piel sensible quizás deberías alejarte de los juguetes fabricados de este material así como del PVC, ya que este último pude ocasionar irritaciones. Además, puede que algunas protuberancias o texturas a simple vista evoquen toneladas de placer, pero en la práctica te resulte algo incómodo… Nuevamente, la respuesta es conocer tu cuerpo y tus gustos.

La experimentación

Existe una cantidad inimaginable de juguetes. Existen desde los más básicos que pueden consistir en un par de bolas (las famosas bolas chinas) hasta algunos que parecen sacados de una película erótica de ciencia ficción, con control de patrones de vibración, movimiento y temperatura. Acá lo importante es saber qué tan abiert@ estás a la experimentación y a probar nuevas sensaciones.

Además, la designación “juguetes para el” y “juguetes para ella” es solo mercadotecnia, los juguetes ofrecen posibilidades casi infinitas para explorar nuestros cuerpos y no solo los genitales.

Espero que esta entrada haya sido de utilidad y recuerda que puedes escribirme en la caja de comentarios. O si buscas una asesoría más personalizada para este u otros temas, puedes agendar una cita conmigo.

Imagen creada por Patrick Nagel en tres colores principales: rosa para el fondo, negro para la ropa, cabello y ojos, rojo para los labios. Una mujer atractiva, con los pechos al descubierto, un corset, guantes de latex negro y un cigarrillo. Mira seductoramente
La ropa y accesorios también podrían considerarse como "juguetes sexuales" ya que forman parte de todo el acto ludico sexual

¿Te han gustado las ilustraciones y el arte de este artículo? Visita inlumine.cl/arte para saber más.

Fotografía del psicólogo Héctor Rodríguez en un paisaje natural, viste una chaqueta de cuero, un chaleco y bufanda blanca, Usa lentes redondos, cabello rebelde pero ordenado, con una mochila y audífonos en su cuello

Héctor A. Rodríguez Bonilla

Psicólogo Mtr. en Asesoramiento Sexológico y Clínica Sexológica.

Soy psicólogo, máster en asesoramiento sexual y sexología clínica. Mis áreas de estudio principales son, desde el área de la psicología clínica, los trastornos de ansiedad y desde el área de la sexología, los trastornos del deseo, de la excitación y el orgasmo, y estudios culturales y antropológicos.

Ir al contenido